11 junio 2013

Alicia Satué: EL LATÍN DE IRUÑA-VELEIA

Un nuevo informe, desde la óptica del denominado latín vulgar, aboga por la autenticidad de los ostraka grafitados de Iruña-Veleia[1]


Este nuevo estudio, elaborado por la filóloga Alicia Satué[2], repasa los textos latinos contenidos en el conjunto epigráfico de los hallazgos excepcionales de Iruña-Veleia y lo hace poniendo el acento en una vía de investigación que ya había sido avanzada por otros estudiosos del fenómeno veleiense[3]; esto es: el acercamiento al peculiar latín plasmado en las controvertidas inscripciones desde la óptica del latín vulgar. Viene así a colmar una carencia arrastrada desde los aciagos tiempos de la Comisión Foral, en la que diferentes expertos ad hoc pretendieron comparar los textos de los graffiti con los modelos del latín clásico, como si pretendieran encontrar, infructuosamente, huelga señalarlo, a un Cicerón o a un Virgilio, entre los anónimos autores de aquellos ostraka.
 A lo largo de sus 218 páginas, encontrará el lector un prolijo texto, organizado en cinco grandes bloques; una introducción, donde se presenta el objeto de estudio y la declaración de intenciones de la autora; un parte troncal, compuesta por la definición de lo que se entiende por latín vulgar y su correlato veleiense y el análisis pormenorizado de la lengua reflejada en los grafitos (fonética y grafía, flexión nominal, flexión verbal y adverbios); seguido todo ello de un interesante epílogo, donde  se ponen de relieve las peculiares circunstancias en las que los escritos de Veleia fueron desestimados por la Comisión Foral y aporta su propia conclusión; rematan la obra los correspondientes apéndices documentales. No tema el potencial lector adentrarse en un soporífero texto académico, el personal estilo de la autora y la frescura de la redacción compensan sobradamente el esfuerzo que recomiendo encarecidamente y sin ambages.

Me planteaba la autora la posibilidad de que presentara su estudio en este blog, honor que me hubiera resultado conceptualmente imposible de rechazar, más allá de mi natural reluctancia a participar en estos formatos, así que en estas breves y deslavazadas líneas se encontrará la respetable audiencia con Eliseo Gil Zubillaga, el-hombre-que-espera-en-el-umbral, en el umbral del palacio de justicia, porque no le queda otra. Recompuesto a duras penas de la hoguera mediática e involuntario protagonista de esta tragicomedia veleiense, que no veleiana.

Y señalaba antes cómo, en un clamoroso silencio, la posibilidad de que el anónimo y popular latín de Iruña-Veleia respondiera a los parámetros del latín vulgar, fue olímpicamente ignorada por los sabios de la Comisión Foral, de modo que, al no corresponder lo hallado con los usos y costumbres del glorioso latín clásico no tenía más remedio que ser falso y espúreo. Así las faltas de ortografía o las patadas gramaticales que contienen los graffiti se transmutaron en clavos de un ominoso ataúd que aún encierra tanto lo encontrado como a quienes tuvimos la peculiar fortuna de encontrarlos.

Sería injusto, no obstante, no reconocer cómo, en estos recientes aunque larguísimos años que siguen al ominoso (para mí) 2008, el balance no ha sido malo. De una inicial sobredosis de persecución mediática y virtual, de digerir textos trufados de prepotencia, arrogancia y una dudosa ingeniosidad socarrona (que no ingenio), el balance de la ciencia y la humanidad (en el buen sentido de la palabra) se ha ido equilibrando. A este equilibrio han contribuido grandemente la animosa y voluntaria aportación ad honorem de toda una compañía de estudiosos e investigadores, con los que he contraído la mejor y la más impagable de las deudas y que, desde la humildad y la curiosidad que debiera caracterizar al buen científico han dado toda una gran lección, de ciencia y de ética.

A esa lista, a la que pueden acceder tanto desde el blog de SOS Iruña-Veleia http://www.sos-irunaveleia.org/informes, pertenece, por méritos propios este nuevo trabajo que  vuelvo a recomendar con cariño.

Como se decía otrora; suyo, afectísimo y seguro servidor, EGZ.


[1] Este texto ha sido redactado por Eliseo Gil Zubillaga.

[2] Alicia Satué es Licenciada en Filología Clásica y Lingüística Indoeuropea por la Universidad de Salamanca y profesora de latín y griego en la Educación Secundaria pública. Ha elaborado con anterioridad una ponencia sobre el tema “De lo inconcebible y lo concebible, presentada en el I Congreso Internacional de Iruña-Veleia, organizado el pasado año por Euskararen Jatorria. http://euskararenjatorria.net/wp-content/uploads/2012/12/14-Alicia_Satue1.pdf

[3] Véanse al respecto los trabajos del filólogo Hector Iglesias: ‘Les inscriptions de Veleia-Iruña’ http://www.sos-irunaveleia.org/iglesias; del epigrafista y arqueólogo Antonio Rodriguez Colmenero: Iruña-Veleia. Sobre algunos grafitos singulares aparecidos en las excavaciones arqueológicas de la ciudad romana. Un parecer’  http://www.sos-irunaveleia.org/colmenero; o de la arqueóloga Idoia Filloy: ‘Informe sobre los textos en latín de los grafitos de carácter excepcional de Iruña-Veleia’. http://www.sos-irunaveleia.org/latin.