18 noviembre 2018

19N, 10 años de ignominia

El 19 de noviembre 2008 una Comisión Científica Asesora con únicamente miembros académicos de la Universidad Vasca declaró todas las piezas con inscripciones de Veleia (en términos judiciales 476 piezas) falsas, y esto por unanimidad científica.

Con el tiempo hemos aprendido mucho sobre dicha Comisión. Fue formada y presidida por la política Lorena Lopéz de Lacalle entonces Diputada de Cultura, alguien con ninguna formación científica, el Secretario de la Comisión... pues su director de Patrimonio. El mismo que no fue mucho al yacimiento para verificar si todo iba bien allí con la arqueología, aunque fue responsable final. Curiosamente será su subordinada Amalia Baldeón que perderá su puesto como directora del Museo de Arqueología.
Pero lo más curioso es que este Secretario se dedicó a escribir conclusiones secretas, que nunca han sido hechas públicas por la DFA... y nunca han sido ratificadas por los otros miembros de la Comisión donde se afirma que:

"4. Elaborar un nuevo proyecto arqueológico para Iruña-Veleia, con la participación de la comunidad científica y en concreto de la Universidad del País Vasco. Los fines de este nuevo proyecto serán la salvaguarda, promoción, potenciación de imagen, excavación, consolidación, expropiación, investigación, musealización, puesta en valor y difusión del Patrimonio Arqueológico de Iruña-Veleia, proporcionándole todas las infraestructuras necesarias." http://www.sos-irunaveleia.org/conclusiones

En varios surcos de letras de la pieza 13371 aparecen aparentemente cristales de carbonato, lo que indica su antigüedad
Y quitar a LURMEN para poner a la Universidad cuyos miembros formaron la Comisión, con más en concreto el Prof. Nuñez como miembro de dicha Comisión como nuevo Director del yacimiento de Iruña Veleia, no va en contra del principio de la neutralidad, de que uno no se puede ser juez y beneficiado?

Espera un momento... por qué la Comisión se llama 'Asesora'. Como la ex-Diputada explicó el 15 de febrero 2008 en Juntas Generales, esto es para asesorar a la Diputación sobre los hallazgos excepcionales. ¿No es de locos que la Presidenta y el Secretario de una Comisión quien debe asesorar son al mismo tiempo los responsables que buscan asesoramiento?


Hay uniformidad científica... pero en el informe Químico no leemos que las inscripciones son falsas, sino unas frases muy pocas inteligibles sobre continuidad de pátina no en la mayoría de los casos pero en una minoría sí...
No es de sorprender que posteriormente aprendemos que el Prof. Madariaga no había terminado su investigación y ni en principio de enero 2009, unas 7 semanas más tarde, había terminado (según sus declaraciones delante la Ertzaintza nunca las terminó).
No es absolutamente raro que una Diputada-Presidenta no espere el fin de lo que es quizás la investigación más importante, la de la demostración física de la falsificación?

Delante estas gravísimas infracciones contra la objetividad científica hay un detalle que el día de la declaración de la falsedad no se disponía de los informes definitivos sino de unos resúmenes en muchas ocasiones. Lo lógica sería - si hablamos de una Comisión - que sus miembros tuvieron el tiempo de estudiar los otros informes y llegasen a unas conclusiones consensuadas y reflexionadas.

Pero no... la Presidenta tuvo unas prisas terribles para nombrar a Nuñez, y los obstáculos que ella encontraba en su camino iba eliminando con su excavadora (en este sentido muy parecido a Nuñez en su gestión de Veleia). Eliseo Gil, el ex-director no se dejó intimidar, y poco a poco aportó argumentos que dejaron los informes de la Comisión cada vez más en el rincón de las dudas (con una ingente cantidad de errores factuales). Una veintena de informes desde diversos especialidades defienden la autenticidad o necesecitadad de más investigación.

En marzo 2009, en el momento que la ex-Diputada inició formalmente sus negociaciones con la Universidad Vasca para nombrar a Nuñez (oficialmente únicamente como redactor de una Plan Director), se interpone una querella contra entre otros Eliseo Gil, por falsificar las piezas y falsificar unos informes firmados por Rubén Cerdán, una figura presentada por la Diputación misma a los arqueólogos de Álava.

Criminalizar a Eliseo Gil, mientras graves dudas sobre la falsedad siguen existiendo, es estratégicamente un movimiento genial. ¿Qué científico quiere defender a algo excavado por unos criminales?

Después de 9 años y medio de querella ningún reconocido experto en arqueometría ha estudiado las inscripciones, no existen pruebas fehacientes de su falsedad, ni se ha demostrado de ninguna manera que el ex-director Eliseo Gil tiene algo que ver con una falsificación de inscripciones o informes, pero sorprendentemente estamos en camino al juicio oral, aunque 6 meses después de la apertura del juicio oral todavía no existe fecha.

Yo personalmente, como geólogo especializado en geoquímico, estoy muy convencido de que de un número de piezas muy relevantes, muchas llamadas excepcionales, existen múltiples indicios de la antigüedad de sus inscripciones. No dejar investigar las piezas por laboratorios especializados en arqueometría es un crimen contra la objetividad, y la justicia.
Dejar un inocente 10 años con la pena del banquillo es un crimen contra la humanidad.



-----------------

Performance en el Guggenheim para denunciar 'la injusticia judicial de Iruña-Veleia'
https://www.eitb.eus/es/noticias/sociedad/detalle/5998599/caso-iruna-veleia-realizan-performance-denuncia-guggenheim-bilbao/

UNA MUY LÚCIDA CARTA DE GONTZAL FONTANEDA PUBLICADA EN GARA-NAIZ:

Iruña-Veleia tiene trampa
Los poderes político y académico rehuyen la solución, que es bien sencilla: analizar los grafitos para saber en qué época fueron grabados y hacer excavaciones controladas para ver si aparecen más grafitos
18/10/2018
La Diputación Foral de Álava en 2008, sin haber llevado los grafitos a analizar, por lo tanto sin saber si son auténticos o falsos, expulsó del yacimiento a Eliseo Gil y a su equipo arqueológico acusándolos de falsificación.

Acto seguido en 2009 presentó una denuncia en el juzgado, una trampa brillante: una vez el asunto en los tribunales, ya no hay prisa, pasarán años (de momento el juzgado lleva 9 años y medio buscando una prueba) y pronto el tema se olvidará (en esto se equivocaron).

Entregó la dirección del yacimiento a la Universidad del País Vasco, y ambas difundieron en prensa, radio y televisión sus especulaciones hasta convencer a buena parte de la ciudadanía, profana en estos temas, de que los grafitos eran falsos.

Sin embargo, todo lo que tienen son unos informes de la Universidad y de la policía, que proclaman la falsedad pero que no aportan prueba alguna, solo teorías, conjeturas y opiniones. Por el contrario, hay muchos informes que defienden que no hay razón para que los grafitos no sean auténticos [ver toda la historia con los documentos que la atestiguan: www.veleia.fontaneda.net].

Los poderes político y académico rehuyen la solución, que es bien sencilla: analizar los grafitos para saber en qué época fueron grabados y hacer excavaciones controladas para ver si aparecen más grafitos; y se acabó el problema. Si fueran falsos, ya tendrían la prueba, pero si fuesen auténticos, serían un tesoro de la humanidad que lleva 10 años escondido. Es incomprensible que sea el propio acusado Eliseo Gil quien pida al juzgado la solución y que la parte acusadora se niegue.

Aquella trampa de llevar el caso al juzgado además sirve de disculpa para no mover un dedo al Gobierno Vasco, a la Diputación Foral de Álava, a las Juntas Generales de Álava, a la Academia de la Lengua Vasca, a la Universidad del País Vasco y a los partidos políticos vascos, instituciones todas tan defensoras de Álava, del País Vasco, del euskera, de la cultura y de la historia que, cuando se les pide su colaboración, miran para otro lado: «el caso está pendiente de juicio», «hay que esperar a que la justicia resuelva», «hay que respetar las competencias»; si todo lo que tendrían que hacer es presentar una solicitud en el juzgado...

Aunque proclaman que «lo primero son las personas», no les preocupa que lleven 10 años en juego el honor, el prestigio profesional y la economía de Eliseo Gil, quien, sin prueba alguna y mientras no demuestren lo contrario, es inocente.

Por todo ello, tengas la opinión que tengas, si deseas mirar el problema de frente y colaborar con la justa reivindicación de que se analicen los grafitos, se te invita a firmar el “Manifiesto en favor del esclarecimiento del caso Iruña-Veleia”: iruñaveleia.eu en internet.

Con el mismo fin, se te invita también a la concentración que se celebra en Vitoria todos los jueves a las 8 de la tarde delante del palacio de la Diputación.