05 junio 2016

El dolmen que no descubrió Barandiarán

Hace mucho tiempo, dentro de la misma Historia de la Humanidad que somos, pero de ésta, al menos, Diógenes de Sinope buscaba - se dice- con un candil encendido por las calles de Atenas un hombre. De esta breve noticia uno (o una) puede deducir que aquel filósofo -cínico: o sea, mordaz- no consideraba que las personas que le rodeaban estuvieran en su sano juicio o en su sana existencia. Para Diógenes -según interpreto yo la anécdota- no existían seres honestos o verdaderamente humanos, en el sentido profundo y total de la palabra, en la época que le tocó vivir. 

A menudo me sucede lo mismo (por ejemplo, cuando pienso en lo que ocurre con los refugiados sirios ahora mismo). Ha pasado mucho tiempo desde que vivió y sufrió la vida Diógenes (al menos desde un punto de vista meramente humano: las piedras no dirían lo mismo si pudieran hablar), y uno (o una) podría salir a la calle con una linterna moderna buscando lo mismo que él, y también algo más concreto, por ejemplo, un periodista o una periodista. Hoy, concretamente, lo hago, porque procede (o eso me parece). Apunto con una linterna y vagabundeo a través la oscuridad buscando un periodista (o una periodista).




Este post viene a cuento de dos cosas (principalmente): la primera, de algo que hace tiempo quería contar en este blog -aunque no encontraba el momento oportuno ni tampoco el tiempo libre para sentarme a contarlo-; la segunda, de una discusión que ha surgido estos días en el post de Ama Ata http://www.amaata.com/2016/05/piden-la-destitucion-del-director-de.html, y que se refiere al mismo tiempo, en líneas muy generales, precisamente a aquello que yo quería contar y que tiene que ver con la ética y la práctica de los periodistas de la actualidad (así se podría -creo- resumir la discusión a la que me refiero: sugiero leer los comentarios del referido post para entender, antes de avanzar en la lectura de éste).

Aquella cosa que desde hace tiempo quería contar es que en el número 2154 de la revista en papel Argia, con fecha de 12 de octubre de 2008, apareció un artículo de una tal Amaia Ugalde titulado "Bizkaia lau haizetara" en el que en el pie de una fotografía de un dolmen que se encuentra en el monte Oiz se lee que dicho dolmen fue encontrado por José Miguel Barandiarán. 




El lector de su artículo, entonces, entiende que el dolmen en cuestión es un monumento megalítico, de un cierto valor (que depende del valor que uno o una otorga a la Arqueología), y con una antigüedad equis. El lector presupone que la periodista que se hace responsable del texto y de las fotografías del artículo (pues así figura bajo el título del artículo esa presunta asunción de responsabilidad: “Testua eta argazkiak: Amaia Ugalde”) se ha informado convenientemente acerca de todo lo que en el artículo se recoge, y, por tanto, cree (¿por qué no hacerlo?) a pies juntillas que todo lo que sus ojos captan, y que desde los ojos llega a su cerebro, es la pura verdad y nada más que la verdad. (¿O es que el periodismo de la actualidad se dedica a otra cosa que no sea a transmitir la verdad y nada más que la verdad con el objetivo de informar? Eso es, al menos, lo que se aprende de niño en los libros de texto de la ESO).

Pero resulta que el dolmen de la fotografía de la página 37 del número 2154 de la revista Argia no fue descubierto por Barandiarán, aunque sí es verdad que tiene un cierto valor (hay cosas que tienen valor sentimental, otras que tienen valor artístico, y otras que tienen ambos valores a la vez) y también es verdad que tiene una antigüedad equis (unos poquitos años). El dolmen, tal y como en su momento me informó mi amigo Kepa Urkiza, profesor de Historia, quien fue mi compañero de trabajo en el instituto de Mutriku, lo erigió su primo, el escultor Jose Ángel Uberuaga Etxebarria, más conocido como Ube, que era el ahijado de la madre (que en paz descanse) de Kepa, por lo que para éste, por ejemplo, es un lugar de peregrinación en memoria de ella tras su muerte, ya que ella vive en forma de hierba y flores a su alrededor, nacidas de sus cenizas; a nadie con un mínimo de sensibilidad se le escapará que el monumento posee, por tanto, al mismo tiempo valor artístico y valor sentimental.

No obstante, la periodista debió darse cuenta de su error una vez la revista salió a la calle, pues en la versión digital del artículo esa fotografía ha sido eliminada: http://www.argia.eus/argia-astekaria/2154/oiz-mendia


He aquí unas preguntas que hice a Ube en un email hace varios meses con el objeto de escribir un artículo en la línea de éste, y he ahí sus respuestas literales (copio y pego):


Zergatik egin zenuen dolmena ?

Mexikon bizi nintzen. Bertan, etxe minimalistak gailentzen ziren eta dolmenen itxura hartzen nien. Egun batean, kirol zapatila batzuk erosi ondoren, etxera nijoan eguneroko bide berdinetik. Horrela, nire inguruko eraikuntzen eta dolmenaren arteko loturaren ondorio bat atera nuen maketa bat eginez, zapatillaren kutxa erabiliz. Nire interpretazioa, besterik ez. Gainera, nire bizi lekutik hurbilago sentitzeko tresna ere izan zen, etsipenez gogoratzen nuen eta. 
Egun hartatik aurrera, dolmen arkitektonikoari ikuspegi artistiko bat ezartzearen ideia hezten hasi nintzen, obra modura, hain justu. Dolmena gizakiaren lehenengoetariko lan arkiteknikoa izan zen (bolumena gehi espazioa), eta bien arteko erlazioa gehiago interesatzen joan zitzaidan, gaian murgiltzen nindoan heinean. 
Dolmena, hasiera batean, hileta oroigarri gisa sortu zen eta honek gizatiar alderdi gozo eta aipagarri bat biltzen du nire lanari dagokionez. Orduan erabaki nuen, nire betiko mendirik gogokoena, Oiz, leku aproposa izango litzatekeela dolmen baten eraikuntzarako. Batik bat, belaunaldi berriek beraien historia propioaren ikur legez disfruta dezaketen elementua baita. Honen presentzia soilak galderak sor diezaieten.

“Artzain eta bertsolariari omenaldia” izan zen lana aurrera eramateko erabili nuen izenburua. Artzaina aktore nagusia izan zelako eta bertsolaria, aldiz, gure historiaren zenbait zati gainontzeko gizartearekin josi zuena izan baitzen.
Bestalde, Mexikon egindako lehenengo maketa hartatik, gehiago sortu ziren. Eta Gernikako Euskal Herria Museoan erakusgai izan nituen obretara itzuli ziren. Baita, denbora gutxira Madrileko Arte 12 zenbakia Eskolan emandako hitzaldi batera ere, “Dolmena, arkitektura eta argia” izenburuduna. 
Ekainaren 24a izan zen erabakitako eguna (udako solstizioa), San Juan eguna. Baina, ezin izan zen aurrera eraman, euriaren erruz. Horrela, uztailaren 7ra aldatu eta nire ideia indarra hartzen zihoala ikus nezakeen.

Ze harri erabili zenituen ?

Tokitik ez oso urrun aurkitutako zenbait harri erabili nituen, lehenago aukeratutakoak. Oiz oso emankorra da harriei dagokienez. Egun, esaterako, hainbat harrobi aurki daitezke non harri kopuru izugarria ematen duten eta beste garai batzuetan, inguruko errotak hornitzen zituzten. Durangaldekoak, Lea Ibarrakoak eta Muxikakoak, besteak beste.
Nire hasierako ideia, aukeratutako harriak biltzeko pertsona talde jakin bat batzea izan zen, behinola egiten zuten modura. Hala ere, zaila suertatuko litzaigukeela eta, baztertu egin nuen burutazioa. 
Oizeko harria hareharria da eta nire gustukoak iruditu zitzaizkidanak, garabidun kamioi batean garraiatu genituen.
Hiru zutunik kokatu genituen, bakarra atzeko aldean eta bi alde bakoitzean. Txapela, ordea, gainean jarri gabe utzi genuen inaugurazio datara arte. Eraiketan adituak ziren zenbait lagunek parte hartu zuten. Hala nola, Txope, Beñat, Josu, Perquins eta Antonio. Hauei, gainera, bolondres talde handi bat gehitu zitzaien. Denen gehiketarik gabe, ezinezkoa izango zatekeen. 
Plataforma eginda zegoela, goiko aldeko harria kokatu zuten, hiru tonako harria, eta honetarako bai haur zein zaharrek ere partu hartu zuten. Amaierako ahaleginerako nahi izan nuen haiek batzea.  Bolondres eta behatzaileekin batera, 600 pertsona inguru bildu ginen eta erabilitako polea zein 300 metroko zoka luze baten laguntzaz, azkar batean lortu genuen helburua burutzea. Azpimarratzekoa da, gainera, dolmena ez dagoela bakarrik. Hau da, hiru elementuren osaketa da. Dolmena, cromlecha -barruko aldean kokatuta-, eta menhirrea, azkenik, kanpoaldean.
Jarraian, bertsolariak -Lopategi eta Areitio- igo ziren dolmenaren goikaldera bertso saio bat eskaintzera. Geroago, antzerki talde batek momenturako idatzitako obra bat antzeztu zuen. Haien artean, Nica -Fura dels Bauseko bazkide ohia- eta You bereiz zitezkeen. Azken hau auto istripu larri batean hil zen hilabete bat beranduago, eta bere errautzek dolmenaren barnealdean iraungo dute betirako. 

Inoiz erantzun al diozu hanka sartze horri ? Ezetz bada zergatik?
Ez, ez dut inoiz ideia hori buruan izan. Historia idatzitako aberrazioz beteta dagoelako, agian. Besterik gabe, atzean utzi nuen.

Zure lana jendeari erakusteko prentsa erabili al duzu edo beste bideren bat ?

Estrategia modura esan nahi baduzu, ez. Erakusketa baten inaugurazioa egongo baldin bada, ohiko moduen bitartez iragartzen da. Hau da, arte galeria, museoa edo beste norbaiten esku geratzen da lan hori. 
Nire obrak desegonkortasuna sortzen du hipokrita bat baino gehiagorengan eta hauek dira nahi gabe, hain era pertsonalera, promozio lanak bideratzen dituztenak.

Zure izena agertzen da monumentuan ?

Ez, ez zen plakarik ezarri ezerren inguruan, nahiz eta hasiera batean, horren intentzioa zegoen. 

Claro, por eso a una periodista (o a cualquiera) se le puede pasar por la cabeza que el dolmen tenga miles de años. Uno -y una- se pregunta de dónde sacó la periodista Amaia Ugalde la información de que el dolmen que construyó Ube ha sido descubierto por Barandiarán. Cabe pensar que, simplemente, se la inventó, y le pareció que quedaba estupenda como pie de la fotografía; dado que el hecho de que un o una periodista se invente información es terrible, es mejor (más eufemístico, quiero decir) explicar lo ocurrido como resultado de una completamente inocente analogía, sucedida en el cerebro de la periodista, establecida de manera inconsciente, con los abundantes descubrimientos arqueológicos realizados efectivamente por Barandiarán, entre los cuales se incluye dólmenes: el dato en sí es tan creíble que la misma periodista, seguramente, se lo imaginó y se lo creyó, lo escribió y después se publicó. Antes de escribirlo no se molestó en confirmar esa información. Despiste, falta de tiempo, falta de responsabilidad, falta de seriedad, falta de profesionalidad (…) Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra. No quiero ser dura con nadie. No digo más.

Sí. Una cosa más sí quiero decir en relación al móvil que me ha empujado a escribir este post precisamente ahora: así como Amaia Ugalde no me parece precisamente una canalla por esta desinformación, a pesar de considerar grave su desliz periodístico (y empleo esta palabra “canalla” parafraseando a los tertulianos de los comentarios del post de Ama Ata enlazado al principio), pienso (lo digo a coro con mis compañeros porque simplemente estoy con ellos, aunque sé que nadie me ha preguntado mi opinión) que sí es una actuación canalla la del periodista Juanma Gallego en su artículo sobre Iruña-Veleia, por no haber contemplado -tal y como mis compañeros han argumentado- el total de la información relativa al affaire de Iruña-Veleia, sino sólo la mitad, con un sesgo más que evidente a favor de la falsedad de los grafitos, la cual no se ha demostrado y apunta a ser ella misma falsa (tal y como la parte contraria -verista- viene demostrando desde hace siete años, aunque Juanma Gallego no diga ni mu al respecto, ¡el muy canalla!).

En lo que a esta cuestión se refiere, y puesto que a ella responde este post, ya me he pronunciado y he cumplido además mi objetivo de narrar la curiosa historia del dolmen que no fue descubierto por Barandiarán, a pesar de que así haya sido presentado a los lectores de la revista Argia. Podría dar aquí, por tanto, por finalizado este post, pero antes de hacerlo retomo ahora al autor del dolmen Ube para añadir su breve testimonio en primera persona dirigido a mí acerca de la polémica mediática (otra cuestión de ética periodística  íntimamente relacionada con el affaire Iruña-Veleia) en la que se ha visto envuelto a raíz de una expresión artística que le salió del alma (de donde sale este tipo de expresión) y que le salió un poco cara. Hará unos tres años realizó unas fotografías en el interior de una iglesia que causaron gran revuelo en los medios de comunicación vascos, ya que fueron consideradas “sacrílegas”.



Elizako argazkiei dagokienez, ez nintzen ni neu izan hedabideei dei egin niena. Dei hori burutu zuen pertsonaren xede zuzena ez nintzen ni izan. Bai, bigarren maila batean, noski. Baina, ez zuzena. Izan ere, nire kontura beste pertsona konkretu bat kaltetu nahi izan zuen. Edo zuten. Antena 3 telebista katera deitu zuten. Hauek gotzaindegira. Gotzaindegitik abadeari eta bla, bla, bla baten ostean, elkarrizketa bat eskaini nien antena 3ekoei, nire estudiora hurbildu zirelako, gehienbat. Horrela, hurrengo egunean, beste hedabide guztiak gehitu ziren egoerara. Denak, inor ahaztu gabe. 
Horrez gain, medio asko dira deitzen jarraitu dutenak baina, gonbidapenak baztertu behar izan ditut argi usten baitute haien interes nagusia ez dela nire obra, morboa baizik. Hau da eraikitzen utzi dugun gizartearen esentzia. 
Esaterako, Interviu aldizkariak antzeko zerbait sortzeko aukera guztiak eskaini zizkidan baina emakumearen aurpegia ezinbestekotzat jotzen zuten. Argazkiko emakumea emakumearen isla da. Emakumeena. Ez emakume jakin bakar batena. Beraz, eskaintza hori ere atzean utzi nuen. Ez zaizkit Realityak gehiegitxo gustatzen...
Egoera laburbiltzeko moduko erantzuna da hau, nahikoa delakoan.