25 octubre 2015

La Diputación espera que Eliseo Gil asuma su culpa en el 'caso Veleia'

Artículo de prensa de 14/1/2009

El 14 de enero 2009, es el día que Eliseo Gil tendría la oportunidad de dar su réplica a los informes de la Comisión Científica asesorante las Juntas Generales de Álava. En realidad es un esfuerzo que no sirve para nada, porque la Comisión ya no existe y su discurso no puede entonces tener efecto. Nadie jamás le ha contestado a sus argumentos científicos de aquel día. Su opinión sobraba y como le diría aquel día el juntero Iñaki Aldecoa, su replica apareció en el foro equivocado.



Señor Gil, tengo entendido que usted era miembro de la comisión. La comisión no se reunió precipitadamente en noviembre sino que creo que empezó en enero. Por lo tanto, son diez largos meses en los cuales la comisión ha estado trabajando. Al final, supongo que... si no, usted me corrige al contestarme, la comisión habrá preparado un borrador de informe final, al cual usted ha podido estar de acuerdo o en desacuerdo, y si ha estado en desacuerdo habrá podido, en su momento, presentar sus votos particulares o su visión del asunto tal y como nos lo ha explicado aquí. Entonces, la pregunta es: ¿por qué no lo hizo en la comisión, como un apartado o una opinión discrepante, aunque fuera en minoría, que hubiéramos ganado mucho tiempo?

http://www.jjggalava.es/cgi-bin/BRSCGI.exe?CMD=VERDOC&DOCN=000002672&SEC=MM

La mañana del 14 de enero 2009, la prensa vasca y alguna nacional aporta una noticia que en el momento he entendido como una amenaza, un especie de chantaje científico: "Si tú aceptas los informes de la Comisión, te dejaremos en paz, si no los aceptas te destrozamos".

Eliseo Gil no se dejaba chantajearse y se defendió como veremos en próximos posts.

Un excavador es convencido de la autenticidad de sus hallazgos (evidentemente se puede equivocar), y es amenazado por un gobierno foral...

Seguro que la ex-Diputada ha agradecido mucho la amable colaboración de los periodistas de turno.


http://elpais.com/diario/2009/01/14/paisvasco/1231965604_850215.html

La Diputación espera que Eliseo Gil asuma su culpa en el 'caso Veleia'

El director de la excavación comparece hoy ante las Juntas Generales


La Diputación de Álava espera que el ex director del yacimiento romano de Iruña-Veleia, Eliseo Gil, asuma hoy su responsabilidad por las irregularidades que se han revelado en las temporadas 2005 y 2006. En esos dos años se descubrieron centenares de inscripciones que revolucionaban la historia del euskera, la presencia del cristianismo en el País Vasco, además de sorprendentes grafitos latinos y egipcios, que luego han resultado falsas. Eliseo Gil comparecerá hoy en la comisión de Cultura de las Juntas Generales de Álava, a petición del grupo socialista y de sí mismo, que contará con el apoyo de los trabajadores de la empresa Lurmen, S.L., encargada de la explotación del yacimiento.

Cultura desea cerrar el escándalo de las inscripciones falsas cuanto antes
Todo hace prever que Eliseo Gil se mantendrá en su postura ya anunciada el 12 de diciembre, según la cual sería víctima de una conspiración que pretende retirarle la concesión administrativa para trabajar en Iruña-Veleia. El arqueólogo llevaba cerca de 15 años al frente de este yacimiento, gracias a un acuerdo con la Diputación de Álava, su propietaria. En 2001, consiguió revitalizar la investigación en esta ciudad romana gracias a una ayuda de 3,7 millones de euros para diez años de la empresa pública Euskotren.
En 2006, en sendos actos multitudinarios, presentó los primeros hallazgos "excepcionales", que revolucionaban la historia del Imperio Romano. Sin embargo, un año y medio después, las inscripciones sobre diferentes materiales quedaron rebajadas a la categoría de fraude. Así lo pusieron de manifiesto los expertos que el 19 de noviembre de 2008 comparecieron ante las Juntas Generales con unos informes demoledores.
El Departamento de Cultura de la Diputación alavesa, dirigido por Lorena López de Lacalle, impulsó la investigación, pero también buscó una salida digna para Eliseo Gil y su equipo. De ahí que la diputada, en un reciente artículo, realizara "un llamamiento directo a los comparecientes para que colaboren y pongan luz en este caso". "Nunca es tarde si el objetivo es de ese tenor. Es algo que debemos a la sociedad, que es quien finalmente ha estado financiando durante años los trabajos realizados", subrayaba en tono de advertencia. Según fuentes que han seguido el asunto, la Diputación ha actuado con generosidad con Gil, hasta el punto de que no ha remitido determinados informes a la fiscalía, pero quiere enterrar ya el escándalo. López de Lacalle desea reactivar ya Iruña-Veleia, al mismo tiempo que le urge la inauguración del Museo de Arqueología, que acumula un año de retraso. "Hay que cerrar este caso de una vez y enfocar la sección de Arqueología con criterios profesionales", señalaron las citadas fuentes.