07 marzo 2017

Lo que empieza mal acabará mal


La querella contra Eliseo Gil, Oscar Escribano y Ruben Cerdan por falsificación de patrimonio arqueológico se basa fundamentalmente en el primer informe grafológico de Grafotec (Informe pericial caligráfico: Cotejo entre grafitos inscritos en ‘letrinas’ e inscripciones en cerámicas y huesos del yacimiento de Veleia Alicia Martínez-Carrasco) que no es concluyente... y es basado en fotografías, no documentos originales! Se trata de evidencias no dubitadas (es decir sin garantía que el autor es realmente el imputado, y el problema fundamental que el autor de las letrinas estaba imitando inscripciones reales, no es su letra normal).


La grafóloga Elena nos aclara en TA que solo puede ser el juez quien decide que una prueba es dubitada:

Comentario por Elena el marzo 22, 2010 a las 12:39pm
Si las letrinas pueden ser consideradas, o no, documentación indubitada, no es una cuestión que los peritos calígrafos, ni los abogados, etc. puedan decidir.
La única persona que puede determinar ese extremo es el juez, en base a las pruebas testificales, documentales o periciales que tenga en su poder.
Quiero decir con ello que si con su comentario la Sra. Frank está intentando a través del blog, dar por sentado, que todas las partes (ella, los peritos, los abogados,...) unánimemente coinciden en que no se le puede imputar, hoy por hoy, al Sr. Gil la autoría de las letrinas, no está acertando en la orientación que trata de darle porque, insisto, esa cuestión no es competencia de ninguno de los citados.
http://terraeantiqvae.com/profiles/blog/show?id=2043782%3ABlogPost%3A65839&commentId=2043782%3AComment%3A68830&xg_source=activity


También nos aclara que un informe pericial debe tener como objeto el material original:

Comentario por Elena el octubre 24, 2010 a las 5:50pm
Koen, efectivamente el perito debe alcanzar sus conclusiones sobre los originales. Pero, en el caso de Veleia, donde el material fotográfico es abundante y de calidad, no veo problema alguno para realizar un análisis, al menos previo.

Por otro lado, no estoy segura de entenderle cuando habla de "deposiciones en las letras". Le ruego me lo aclare.
En cualquier caso, cuando un profesional hace un informe, se entiende que su contenido responde al objeto del mismo; esto es, responde a lo que el cliente le encarga.
Si en el caso que nos ocupa se trata de cotejar la grafía de los grafitos con las letrinas, no ha lugar ni a entrar en la antigüedad de las inscripciones ni en la personalidad del escritor, ni en ninguna otra cuestión.

Aclararle que no es posible determinar la antigüedad de las inscripciones desde una perspectiva caligráfica o documentoscópica. El envejecimiento es fácil simularlo en material orgánico -como tinta o papel-, acelerando su oxidación. Pero, de nuevo, este no es el caso.

Saludos cordiales



Toda las evidencias apuntan que este informe fue escrito a toda prisa (se tenía que acusar a Eliseo para poder nombrar a Nuñez): en un informe de apenas 19 páginas encontramos un sin fin de errores con la calidad de imágenes, la identificación de la imagenes, de lectura, conclusiones equivocadas (ver Informe sobre los peritajes grafológicos de Iruña-Veleia Dra. Roslyn M. Frank) y también el post El primer informe grafológico y el sindrome de Veleia.

Ya es por si sorprendente que un(a) perito se atreve a presentar un informe lleno de insustancialidades, pero tiene a mi entender un error gravísimo de concepto - y me pregunto si la autora tiene alguna noción del pensamiento científico.

En el informe final de la Ertzaintza leemos lo siguiente:

Para intentar dilucidar policialmente la posible autoría de los grafitos e inscripciones de la letrina, en 2013 el juzgado instructor solicito informe pericial de cotejo físico a la sección de Documentoscopia y Grafística de la unidad de Policía Científica de la Ertzaintza. Sin embargo, el 19 de noviembre de 2013 la jefa de sección de Documentoscopia y Grafística remitió al juzgado solicitante un escrito mediante el cual le comunicaba "la imposibilidad de la realización del estudio solicitado" en base a las siguientes consideraciones: 

De estas consideraciones  hay dos contra las cuales Alicia Martínez-Carrasco peca:

-El soporte sobre el que se encuentran las seis evidencias dubitadas no se trata 
de papel o otro material similar, sino que se trata de un soporte de tipo cerámico 
así como en el caso de la evidencia atribuida letrina romana de madera lacada. 
En los dos tipos de soporte se puede ejercer diferente resistencia o ser 
perforado por el útil pudiendo producirse divergencias entre los caracteres 
motivadas por la diferente composición de los soportes

y 

- Además de lo expuesto en los dos párrafos anteriores, el alfabeto utilizado difiere morfológicamente del utilizado actualmente, por lo que sería necesario un conocimiento muy completo de la morfología de los alfabetos que se utilizaron en la época en cuestión.
 
Alfabeto de referencia de la perito

 
 
 
 
Es sobre todo el segundo pecado que tiene implicaciones fatales para sus conclusiones, y la falsa acusación de Eliseo Gil. El autor de las letrinas imita inscripciones romanas... y la variedad en morfologías de letras es infinitamente mayor de los que se da cuenta la perito.
 
Su alfabeto romana referencia parece ser del siglo V y VI - es como estudiar la falsedad de escrituras actuales con una referencia del siglo XXII.
Pero en su afán de copiar y pegar para dar a su informe algún toque de haber investigado el asunto en toda profundidad no se dio cuenta que su alfabeto es del siglo V y VI DESPUÉS DE LA FUNDACIÓN MÍTICA DE ROMA (en 753 antes de C), o dicho otra manera es de 200-50 antes de C.

Se trata del alfabeto arcaico de la ciudad de Roma, como leemos en René Cagnat, Épigraphie Latine (1898), p. 1,2 y 3

 
https://archive.org/details/coursdpigraphi00cagn
René Cagnat, Épigraphie Latine (1898), p. 2 y 3
O sea, la perito compara un alfabeto arcaico de Roma del siglo II y I de antes de C. con Veleia del siglo III y IV, esto es comparar la escritura de hoy en día con alguna del siglo XIV-XVII.


El segundo alfabeto (p. 5) que aporta en su informe muestra esa misma posición ingenua sobre la variedad de morfologías de letras




Además comete un error de lo más sorprendente para un perito caligráfico, trata las escrituras romanas como una homogeneidad que se puede resumir en dos columnas (o en 3, en realidad para estudiar el ductus aporta un tercer alfabeto más o menos de la edad de Veleia), mientras la realidad es una heterogeneidad enorme a la cual el informe de la Ertzaintza hace referencia.

Me sobrepasa la absoluta ingenuidad histórica de esta perito, y su capacidad de no poderse imaginarse la complejidad de escrituras en época romana, con además la libertad de elegir cada uno sus letras para escribir en un entorno domestico.
Muestra de variedad letras cursivas de Pompeya obligatoriamente de antes de la erupción de 79 después de C (Cagnat, 1898)

Este error histórico fue también de alguna manera comentado muy brevemente por la Dra. Alicia Canto - pero como si fuese un detallito irrelevante:

Alicia Canto, 6/4/2010
Pero, vamos, puede ver en el resto de las tablas (con la salvedad de que la primera, pág. 3, no es "siglos V-VI d.C." como los entendemos normalmente, sino los dos últimos siglos de la República, y ahí creo que la Sra. Martínez Carrasco tuvo un pequeño fallo, pág. 4, lógico por otro lado), la curiosa "E astérica", veleyense y ahora "herediense", no puede ser romana.
 
Por cierto, por entonces apareció un artículo de Idoia Filloy sobre 24 epigráficos de un basurero romano en Heredia donde la Dra. cazó al vuelo otro falso.

En su típica lógica, ciega por las evidencias contrarias, demuestra que la 'E de Astorix' es falsa porque 'no es romana' (ver arriba el alfabeto cursivo de Pompeya), mientras en su cita en el parágrafo superior de dicha frase, Carnot afirma en 1898 que dicha letra aparece en inscripciones latinas, excepcionalmente, en el siglo II y sobre todo en el siglo III: 
  
Sobre la E de Asterix.
Aparece casualmente un comentario de Elena, perito grafológica...

La científica Dra. Alicia Canto afirmó 3 días antes:

Comentario por Alicia M. Canto el abril 3, 2010 a las 9:28am

Pues sí, Adrian, es un aburrimiento... son como un frontón. Pero, mientras ellos se quedan en minucias que en realidad no importan -una E así o asá, una M corta o larga-, y escurren el bulto ante la seguridad -dada por profesionales, no aficionad@s- de que las letras de 78 óstraca son "sin lugar a dudas" de una mano que escribió en la letrina en 2004, las evidencias contrarias, las rarezas y los imposibles se van acumulando, y cada vez más gente se da cuenta de lo que ocurre.



Por ejemplo como en la novedad transmitida ayer por Sotero en su blog:



Idoia Filloy Nieva, El Basurero Tardorromano de Heredia (Álava). Material Epigráfico

Revista Internacional d’Humanitats 19, mai-ago 2010 (publ. por CEMOrOc-Feusp / Univ. Autònoma de Barcelona)

(...)
Naturalmente, tiene que llamar poderosamente la atención, habiendo 
además poco más de 35 km entre ambas localidades, que en su artículo I.
 Filloy no haga la menor cita de los cientos de supuestos paralelos de 
Veleia, excavados por la misma empresa, estudiados por ella misma, y
 aunque esto se publica 5 años después de la intervención y después de 
los diversos "informes" y "contrainformes" dedicados por I. Filloy, 
entre 2006 y 2008, a los veleyenses. Un raro silencio.



De todos ellos reproduzco aquí el que me parece más significativo:

Pág. 41:

Nº 69. Fragmento de la parte inferior de un cuenco TSHT 8, con cuerpo
 hemisférico y fondo carente de pie anular, de 50 mm. de diámetro. 
Presenta un grafito epigráfico completo MEFIS, en la superficie interior
 del cuerpo.


Sin comentarios.


Volviendo al primer informe grafológico, tenemos que citar un incidente donde la forera Elena en TA da más que la impresión de ser la autora misma del informe después del que el fin de semana anterior en El País apareció una información equivocada (se mezclaron las dos generaciones de informes grafológicos):


Un día más tarde Alicia Martinez apareció bajo su propio nombre con su carta al País.
La Sra. Ezcurra del segundo informe (y los 36.000 euros) nunca ha reaccionado a las graves dudas que se han vertido sobre su trabajo, y parece estar intentando aguantar el huracán.

Posdata

Unos elementos del debate con Elena en TA, sin querer ser exhaustivo:


  • Elena

    He vuelto a releer los mensajes y les aseguro que no es creible que no quieran realizar un informe pericial solo con fotografías.

    Me parece más factible pensar que este es un tema muy delicado y poco apetecible para cualquier perito porque va a salir "enfangado".

    Vuelvo a insistir que es una práctica habitual por las dificultades prácticas que suele entrañar el acceso al original.

    Además, los peritos necesitamos el original para estudiar el documento (posibles alteraciones en el mismo, como raspado, borrado, añadidos,... ), confirmar de que se trata de un original, al poderse crear artificialmente -fotocopias, escáner- cualquier documento. Ya comenté en su día que el término más correcto es peritos en documentoscopia, debido a esto que comento.
    Por otro lado, el análisis del original permite captar matices que pueden pasar desapercibidos de otra forma: la presión, que es un elemento fundamental, por ejemplo.

    Pero por muy documentólogo que uno sea, el análisis y estudio de letrinas y ostrakas no tiene que ver con nada de lo anteriormente dicho.

    Finalmente, la DFA o cualquiera que posea una pieza original, cuando el caso está en un ámbito judicial, lo mejor que puede hacer es que sea el propio Tribunal el que tome las decisiones, que lo hará en el momento procesal que considere oportuno.
    • Elena

      Sra. Frank:

      Si lo desea puede realizar el siguiente proceso:

      1. Tener unas fotos de alta definición.
      2. Insertarlas en un informe.
      3. Imprimir éste con una buena resolución en papel. (Hasta aquí la perito)

      Pero alguien que posee el informe en cuestión sigue procesándolo:

      4. Escanear una copia del informe.
      5. Crear un nuevo documento.
      6. Convertirlo a PDF y, finalmente,
      7. Colocarlo en una web cualquiera.

      Comprobará Vd. el cambio de calidad entre la imagen en el momento 1 y el 7.
    • Elena

      Sra. Frank:
      Sobre el etiquetado.
      ¿Cuáles son los errores?
    • Roslyn M. Frank

      Elena: Por lo visto Ud. cree que la perito no hizo su informe utilizando un formato digital y por tanto que no tenía acceso a .jpgs, .gifs. o .bmps para prepararlo. Que lo confeccionaba con unas fotografías de alta definición pero impresas sobre papel.

      Por eso quisiera hacerle a Ud. una pregunta: ¿cree Ud. que al hacer su informe iba pegando las fotografías manualmente, con un tipo de pegamento, una por una, sobre una hoja de papel y en este formato se lo entregó a la Sra. juez?

      El escenario que plantea Ud. es curioso: asumir que la perito no estaba trabajando con fotos en formato digital significa que ella habría tenido que cortar las fotos con tijeras para luego pegar los trocitos con las letras recortadas, una por una y muy cuidadosamente, sobre las hojas de papel que tenía delante.

      Mire otra vez el informe de ella y las letras que sacó de las inscripciones de la letrina y de los grafitos, letras que comenta y analiza. Según la versión de Ud., ella habría tenido que destrozar muchas fotos de alta definición para luego poder pegar los múltiples ejemplos de grafías—fotos de letras individuales—en su documento.

      Luego, en cuanto a lo que pasa con la calidad de una foto al escanearla, le aseguro que los escáneres hoy en día pueden hasta mejorar la calidad de la foto original, no empeorarla al pasarla a un formato digital.

      Y hablando de la posibilidad de que hoy en día un escáner no sea capaz de producir una copia digital de alta calidad—Ud. habla de crear un .pdf—pues, tal vez Ud. está pensando en lo que pasa cuando uno hace una fotocopia de un documento usando una fotocopiadora de mala calidad.

      En fin, Ud. asume que el documento original no se hizo en base a fotos digitales y que el original no se entregó en forma de un .pdf, directamente en forma digital y/o impreso.

      Otra cosa, la calidad de las fotos en el informe de la perito cambia mucho; hay algunas que son más o menos aceptables; hay otras poco o casi nada legibles y luego hay una en que no se ve absolutamente nada. Si en un principio todas las fotos fueron de alta calidad, ¿cómo se explica que algunas se han empeorado tanto en calidad y otras no tanto o casi nada?

      Es algo que francamente no entiendo.

      Finalmente, en cuanto a los errores de etiquetado, le recomiendo que lea las páginas 62-82 del informe que presenté. Luego, puede Ud. decirme si o no existe tal tipo de errores.

      Un cordial saludo a todos.

      Elena

      Sra. Frank:
      Cuando digo insertar las fotos en el informe, es digitalmente.
      Por ejemplo en word , "insertar imagen" e introducirla en el informe.

      Koen,

      1. Cuando un informe es preliminar, el perito lo consigna en el mismo. Si no lo pone, es que no lo es.

      2. En España, como supongo en su país, un peritaje es bastante más serio de lo que usted desea transmitir. El art. 335 de la ley de enjuiciamiento expresa: "Al emitir el dictamen, todo perito deberá manifestar, bajo juramento o promesa de decir verdad, que ha actuado y, en su caso, actuará con la mayor objetividad posible, tomando en consideración tanto lo que pueda favorecer como lo que sea susceptible de causar perjuicio a cualquiera de las partes, y que conoce las sanciones penales en las que podría incurrir si incumpliere su deber como perito".
      Otra cuestión que es de sentido común (ciertamente el menos común de los sentidos, como comprobamos día a día en el foro), es que cuando se efectúa un estudio, este tiene un objeto y por tanto, hay que remitirse a él.

      3. A los peritos no nos compete si nuestro cliente decide querellarse o no. Para ello existe la figura de los letrados a quienes corresponde tal asesoramiento.

      4. Aclararle que, en la práctica, es frecuente que el demandante no posea documentos originales, bien porque están en posesión de la parte contraria, tal vez en notarías, bancos, administraciones,... Si quiere incoar un procedimiento judicial, es necesario justificarlo de alguna forma, con una prueba documental, pericial, etc. De ahí, que se realicen estudios preliminares. El juez, si lo entiende pertinente, solicita la incorporación a autos de la documentación original y el perito contrasta su estudio a la vista de los originales.
      En algunas ocasiones, no es posible incorporar la documentación, por ejemplo si es custodiada por un notario, por lo que el juzgado extiende un certificado acreditativo para que exhiba la documentación al perito.

      4. Por último. En este momento no estoy "inspirada" para volver sobre las emes. Creo que ya le dimos varias vueltas en su momento. En cualquier caso, exponerle una máxima del peritaje caligráfico: "Si dos firmas son iguales, es que una es falsa". Con ello simplemente aclararle que no somos máquinas exactas y las personas, y por tanto su grafía, varía.

      Saludos.

      Roslyn M. Frank

      "Elena": Ud. ha escrito:

      Koen, efectivamente el perito debe alcanzar sus conclusiones sobre los originales. Pero, en el caso de Veleia, donde el material fotográfico es abundante y de calidad, no veo problema alguno para realizar un análisis, al menos previo.

      “Elena”
      : Quisiera pedirle su opinión. Según lo que Ud. dice arriba, el primer peritaje contaba con “material fotográfico […] abundante y de calidad” Por tanto Ud. no ve “problema alguno para realizar un análisis, al menos previo”. Quisiera pedirle que repase las págs. 63-89 del informe que entregué sobre los peritajes grafológicos. Luego, quisiera saber si la mala calidad de las fotos y los serios problemas de etiquetación (p. ej. citar letras en el peritaje que no aparecen en el grafito en cuestión) le hacen cambiar de opinión. Y si no, ¿por qué no le convence tanta evidencia?

      Además, ya que Ud. es una profesional en este campo y ha compartido con nosotros sus experticia en otras ocasiones, le ruego que lea lo que está documentado en estas páginas y nos explique por qué cree Ud. que hubo tantos descuidos de parte de la perito.

      Como bien se sabe, le incumbe al perito ser “extremadamente riguroso en la elaboración de su informe”:

      Fuente: ORELLANA DE CASTRO, Juan Francisco y Rafael ORELLANA DE CASTRO (2009): “Errores más corrientes cometidos en peritaje caligráfico.” Economist & Jurist (Mayo) 130. Fuente: http://perits.org/uploads/repositorio_imagenes/2009/articulo_del_me....

      Será fundamental por tanto que el Perito/experto evite cometer errores en sus dictámenes, tanto de forma como de fondo, ya que estos fallos que a veces se “cuelan” de forma involuntaria pueden “echar por tierra” tanto la metodología aplicada, como la fiabilidad del proceso analítico llevado a cabo para llegar a las conclusiones pertinentes. […] Por todo ello, el Perito deberá ser extremadamente riguroso en la elaboración de su informe, que deberá revisar y “blindar” de forma adecuada para que ningún error o fallo se pueda incorporar en el mismo.” [negrilla en el original]

      Otra cosa. Ya que Ud. cuenta con mucha experiencia, nos podría decir cuánto cobraría un profesional por un trabajo preliminar de este tipo.

      Y para finalizar. Una curiosidad mía. Ud. ha dicho:

      3. A los peritos no nos compete si nuestro cliente decide querellarse o no. Para ello existe la figura de los letrados a quienes corresponde tal asesoramiento.

      Vamos a imaginarnos una situación en que la parte acusadora termina utilizando el peritaje preliminar para formular una querella en contra de alguien, tal como ha pasado en el caso de Iruña-Veleia. ¿Significa lo que Ud. dice (arriba) que un perito contratado por un cliente debe ser objetivo no solo en el momento de elaborar el peritaje sino también después de haberlo elaborado, en el sentido de no manifestarse personalmente ni a favor ni en contra de la persona o entidad querellada. O sea, que el perito no debe tomar partida en la querella más allá de su papel como profesional contratado por la parte acusadora (o la parte acusada). Y para mantener su credibilidad como profesional no debe hablar públicamente en contra de la persona querellada, ¿verdad? Y cuando digo “públicamente” no me refiero a la actuación del perito en el acto del juicio oral cuando expone ante el Juzgado su dictamen sino su actuación en otros foros.
      (...)
      5 Oct 2010
      Comentario por la perito caligráfica en TA del 25/1/2011